Nuestra Aldea

Es el amanacer, el sol se asoma detrás del Cerro Negro, iluminando desde Tilcara hasta El Perchel, los cerros arriba de La Banda y también el Río Grande.

Empieza un nuevo día ...

A la tarde el viento hace murmurar las cortaderas, algarrobos, churquis, molles y toda la vegetación que rodea Cerro Chico.
Las llamas y las ovejas regresan a los corrales, mientras que el jardinero francés riega los canteros y moja la piedra para que parezcan las calles de Montamartre bajo la lluvia Parisina...

Nos preparamos para descansar. Ahora la Luna se asoma detrás del Cerro Negro iluminando toda la Quebrada; la via Láctea aparece en todo su esplendor en este observatorio natural de estrellas. Con el agua de las cascaditas y acequias, las ranas y patos de la laguna inician su concierto nocturno.

Este es el momento mágico del día, que nos hace sentir como al Principito de Antoine de Saint Exupery.solos en el universo, lejos de toda civilización a pesar de estar solamente a 2 km. de la vida nocturna de Tilcara.
Esto es lo que sienten músicos, artistas y amigos que suelen pasan por aquí, bautizando a CERRO CHICO como El Paraíso del Francés.


Estadísticas